Cargando... (0%)

¿Sabes qué alimento cotidiano causa Alzheimer?

13 marzo 2017

El Azúcar se ha filtrado en nuestra nutrición a todos los niveles y la ciencia médica empieza a evidenciar que es muy perjudicial para la salud en general.

Una revisión científica que llevaron a cabo patólogos de la Brown Medical School y el Rhode Island Hospital (EEUU) indica que la enfermedad de Alzheimer es una diabetes del cerebro.

De hecho, algunos investigadores afirman que las dos enfermedades son tan similares que el Alzheimer debería ser llamada diabetes tipo 3. Esto podría explicar por qué un asombroso 70 por ciento de las personas que sufren de diabetes tipo 2 llegan a desarrollar la enfermedad de Alzheimer, en comparación con solo el 10 por ciento de la población no diabética que llegan a desarrollar el trastorno cerebral debilitante.

Una dieta constante de azúcar (no solo sacarosa, sino también alimentos con almidones, zumos y todo tipo de productos procesados que suben drásticamente el azúcar en sangre) puede desencadenar esta diabetes tipo 3, que deriva en Alzheimer.

Se ha demostrado que no solo el páncreas produce la insulina; el cerebro tiene su propio suministro y necesita insulina para la supervivencia de sus células. Un bajo nivel de insulina en el cerebro está ligado a la degeneración de las células cerebrales, mientras que buenos niveles de insulina son esenciales para su supervivencia y funcionamiento.

La investigadora Suzanne de la Monte, neuropatóloga de la Universidad de Brown, considera tras la revisión científica que llevó a cabo hace unos años, que el Alzheimer es fundamentalmente una enfermedad metabólica en la que se altera la capacidad del cerebro para utilizar la glucosa y producir energía.

Según De la Monte, el Alzheimer tiene “prácticamente todas las características de la diabetes [mellitus] y se limita en gran medida al cerebro.”

En un estudio de laboratorio con ratones vieron que las áreas del cerebro asociadas con la memoria se cuajan de fragmentos de proteínas tóxicas llamadas placas de beta-amiloide. Los ratones fueron incapaces de aprender su camino a través de un laberinto. En otros experimentos en los que se indujo la resistencia a la insulina, desarrollaron muchas de las características de la enfermedad.

Diabetes y Alzheimer

Las personas con diabetes tipo 2 son significativamente más propensas a sufrir Alzheimer. Si bien no necesariamente causa Alzheimer, los investigadores creen que ambas enfermedades pueden compartir la misma raíz: la resistencia a la insulina, que puede ser causada en un alto porcentaje por comer demasiado azúcar y comida basura.

Cuando investigadores alimentaron a hombres y mujeres sanos con una dieta alta en grasas saturadas, cargada con hidratos refinados (pasta, pan, pastelería, etc) y con alimentos azucarados durante un mes, sus niveles de insulina aumentaron y los niveles de beta-amiloide en el líquido cefalorraquídeo se incrementaron significativamente, según un estudio de Archives of Neurology. Un grupo de control con una dieta baja en grasas saturadas y con carbohidratos saludables mostró reducciones en ambos.

La investigación de la dra. De la Monte está en curso, pero sus conclusiones apuntan claramente hacia una conexión muy perjudicial entre consumo de azúcar y Alzheimer.

Artículo tomado de www.elcorreodelsol.com