Cargando... (0%)

Colagenium: Nuevo producto indicado para el buen funcionamiento de cartílagos y huesos.

07 Octubre 2016

Colagenium del Laboratorio Just Podium ayuda a mantener protegidas las articulaciones gracias a su aporte de Colágeno que contribuye al funcionamiento óptimo de los huesos y cartílagos.

El Colágeno hidrolizado:

El cartílago está constituido por células especializadas (condrocitos, condroblastos y condroclastos), una matriz extracelular y una fase inorgánica. La matriz extracelular la constituyen componentes fibrilares y no fibrilares. El conponente fibrilar es el colágeno, proteína caracterizada por su composición en aminoácidos y la organización estructural de las series polipeptídicas- En los vertrbrados superiores , el cartílago está constituido en su mayor parte por colágeno tipo II (90%) y tipo I (10%).

El tipo I se encuentra la dermis, huesos, tendones, dentina y córnea, es sintetizado por fibroblastos, condroblastos y osteoblastos y su principal función es la resistencia al estiramiento. El tipo II se encuentra, sobre todo, en el cartílago, pero también en la córnea embrionaria y en la notocondria, en el núcleo pulposo y en el humor vítreo del ojo.

El componente no fibrilar está constituido por glucosaminoglucanos, entre los que se encuentra el condroitin sulfato A y el C, el ácido hialurónico y la glucosamina. Esta composición le confiere propiedades regenerativas de los cartílagos, tendones, ligamentos, discos intervertebrales, piel, huesos, resultando un excelente complemento en el tatamiento de la ostroporosis, la osteopenia, artrosis, artritis, etc., así como una acción reguladora del crecimiento neural, analgésica, que no actúa en la fase neurogénica del dolor, sino en la fase de liberación local de mediadores como la histamina, serotonina, postaglandinas y bradiquidina, y antinflamatoria y también antilipemiante, pues parece que el condroitin sulfato impide el depósito del colesterol en la aorta.

El colágeno es una proteína muy abundante en nuestro organismo, que aporta estructura, resistencia y elasticidad a todos los tejidos de sistema osteoarticular y a la piel.

A partir de los 25-30 años la síntesis del colágeno se ralentiza, lo que ocasiona importantes efectos en nuestro organismo al ser el “pegamento” que mantiene unido nuestro cuerpo y que supone el 75% del tejido conjuntivo, piel y músculos, siendo el constituyente esencial de huesos, tendones, cartílagos, ligamentos y articulaciones.

La pérdida de colágeno es la primera causa de arrugas, flacidez y otros signos de la edad. Cuando la pérdida de colágeno ocurre a nivel de articulaciones , el cartílago pierde grosor y resistencia, se degrada, y los huesos empiezan a rozar entre sí, ocasionando el dolor propio de la artrosis. Cuando la pérdida es a nivel óseo, el hueso se vuelve poroso y frágil debido a la descalcificación, pues las sales cálcicas que están adheridas al colágeno también se pierden, lo que hace pensar que el calcio que ingerimos por vía oral no se absorve si falta colágeno.

Todos estos procesos se aceleran con la menopausia al disminuir los niveles hormonales y el colágeno de los alimentos tiene baja biodisponibilidad, por lo que hay que suplementar para conseguir un aporte suficiente de colágeno.

El colágeno es una proteína de asimilación difícil, prácticamente del 1%, pero cuando se somete a hidrólisis enzimática se hace mucho más digerible, más del 80%, al ser su peso molecular mucho menor, pudiendo atravesar la barrera intestinal y nutrir los tejidos colaginosos.

A nivel celular estudios científicos demuestran que la presencia de colágeno hidrolizado estimula la síntesis de colágeno propio, por lo que se regenera el tejido, así como la vitamina C, que es un estimulador de la producción propia de colágeno.

Carece de efectos secundarios y contraindicaviones, excepto en personas con afección renal o hepática grave , sometidas a una dieta baja en proteínas. Los beneficios se notan a partir de los 15 días.

Así pues el colágeno hidrolizado contribuye a la regeneración natural de los tejidos, sobre todo, cartílagos, tendones y huesos, previene lesiones en los deportistas, como tendinitis, esguinces y distensiones, mejora el aspecto de la piel y del cabello. Contiene los siguientes aminoácigos: Glicina, metionina, hidroxiprolina, glutamina, aspártico, serina, lisina, treonina, isoleucina, hidroxilisina, tirosina, prolina, alanina, arginina, leucina, valina fenilalanina e histidina.

Citrato de magnesio:

El magnesio es un elemento primordial para los deportistas, ya que ayuda a prevenir lesiones musculares, calambres, fatiga o cansancio muscular, además de tener una acción directa en la mejora de la densidad ósea, bursitis y artrosis. Regula la actividad neuromuscular y participa en la trasmisión de los impulsos nerviosos.

Es un gran energía ante psicofísico y equilibra el mecanismo de contracción y relajación muscular, lo que resulta imprescindible en cualquier deportista. Ayuda a disminuir las grasas en sangre y, por tanto, la arterioesclerosis. Los beneficios del magnesio sobre numerosas funciones orgánicas y las consecuencias de su insuficiencia se han comprobado mediante estudios que ha publicado el Journal of Intensive Medicine.

Sulfato de Glucosamina:

La glucosamina fue identificada por primera vez en 1876 por el Dr. Georg Ledderhose, pero su estereoquímica no fue completamente definida hasta 1939 por Walter Norman Haworth.

El sulfato de glucosamina es una sustancia natural presente en el cuerpo humano, en el líquido que envuelve las articulaciones. Como complemento alimentario se utiliza en tratamientos de artritis y artrosis. Nuestro organismo la utiliza para producir otras sustancias implicadas en la formación de tendones, ligamentos, cartílagos, discos intervertebrales, etc.

El azufre de la molécula también es necesario para producir cartílago, por lo que es preferible utilizar la forma de sulfato que otros tipos de compuestos de glucosamina, como el clorhidrato o la glucosamina acetilada.

La glucosamina es precursor de los glicosaminoglicanos y los proteoglicanos por lo que favorece el desarrollo de los tejidos cartilaginosos. Su empleo en la osteoartritis es seguro, como demuestran diversos ensayos químicos.

Sulfato de Condroitina:

El sulfato de condroitina forma parte de los proteoglicanos que proporcionan elasticidad al cartílago. Es un importante componente de la mayoría de los tejidos de vertebrados e invertebrados y está presente en aquéllos que poseen una gran matrizextracelular, como los que forman los tejidos conectivos del cuerpo, cartílago, piel, vasos sanguíneos, así como los ligamentos y tendones. Se extrae , en la mayoría de los casos, del cartílago de la tráquea de las reses. Se ha utilizado en Europa desde 1980 para tratar la osteoartritis.

En 2015 se efectuaron un par de estudios sobre el uso de la glucosamina y la condroitina para el dolor asociado a la osteoartritis . En el primero se comparó la efectividad y la seguridad del suplemento con la del celecoxib (medicamento comercializado como Celebrex). Se encontró que el complemento mostró una eficacia comparable con la del fármaco en la reducción del dolor , rigidez, limitaciones funcionales e inflamación articular tras el uso prolongado de seis meses.

El condroitínsulfato está considerado como Fármaco de Acción Sintomática Lenta para la Artrosis en más de 22 países europeos. (2). Como fármaco, el condroitínsulfato pertenece al grupo M01AX: Otros antiinflamatorios no esteroides y antirreumáticos no esteroides (clasificación ATC-Anatomic Therapeutic Chemical Classification de la Organización Mundial de la Salud.

Vitamina C:

La presencia de esta vitamina es requerida para cierto número de reacciones metabólicas en todos los animales y plantas y es creada internamente por casi todos los organismos , siendo los humanos una notable excepción. Su deficiencia causa escorbuto, de ahí el nombre de ascórbico que se le da al ácido.

En 1937, el premio Nobel de química se concedió a Walter Haworth por su trabajo en la determinación de la estructura del ácido ascórbico, compartido con Paul Karrer , por su trabajo sobre las vitaminas y el premio Nobel de medicina se otorgó a Albert Szent-Györgyl por sus estudios acerca de las funciones biológicas del ácido ascórbico.

Esta vitamina actúa como agente donador de electrones para ocho diferentes enzimas:
– Tres enzimas que participan en la hidroxilación del colágeno. Esta reaccion adiciona grupos hidrófilo a los aminoácidos Prolina o lisina en la molécula de colágeno y con ello permiten que la molécula de colágeno asuma su estructura de triple hélice. Así la vitamina C se convierte en un nutriente esencial para el desarrollo y mantenimiento de tejido de cicatrización, vasos sanguíneos y cartílago.
– Otras dos enzimas son necesarias para la síntesis de la Carnitina, que es necesaria para el transporte de ácidos grasos hacia la mitocondria para la generación de ATP.
– Las tres enzimas restantes, una participa en la biosíntesis de norepinefrina a partir de la dopamina, otra adiciona grupos anida a birmanas peptídicas, incrementando su estabilidad, y la última modula el metabolismo de la tirosina.

Hialuronato sódico:

El ácido hialurónico es, junto al colágeno, nuestro mejor aliado en la lucha contra la pérdida de volumen y las arrugas producidas por el paso del tiempo aunqu éste es más duradero. Es un polisacárido del tipo glucosaminoglucano con enlaces beta que presenta una función estructural, como el sulfato de condroitina. Fué descubierto por Karl Meyer en los años 30. Es de textura viscosa y está presente en la sinovia, humor vítreo y tejido conjuntivo, y es importante en la homeostasis articular.

En un hombre de 70 kilos de peso, puede haber unos 15 gramos de ácido hialurónico, que se degrada y sintetiza a diario. Está constituido por cadenas de carbohidratos complejos, en concreto unos 50.000 disacáridos de N-acetilglucosamina y ácido glucurónico por molécula. Presenta la propiedad de retener gran cantidad de agua (casi mil veces su peso) y de adoptar configuración muy extendida, de ahí su propiedad de acoplar y lubricar. Además de alisar los pliegues subcutáneos, estimula la producción de colágeno y prolonga el rejuvenecimiento.

Se utiliza como suplemento nutricional para tratar las articulaciones con dolor en la osteoartritis y para el tejido conectivo o conjuntivo.

Vitamina A:

La vitamina A es una vitamina liposoluble, que se encuentra , preformada, en productos de origen animal como carne de res, pescado, aves de corral y productos lácteos, y la provitamina A en alimentos de origen vegetal, como frutas y verduras. El tipo más común de provitamina A es el betacaroteno.

Esta vitamina ayuda a la formación y al mantenimiento de dientes, tejidos blandos y óseos, membranas y piel. Se conoce también como retinol o xeroftálmica, ya que produce los pigmentos en la retina del ojo.

En Egipto, hacia el año 1.500 a. C. se describió por primera vez para el tratamiento de la ceguera nocturna (actualmente se sabe que esta ceguera obedece a un déficit de vitamina A) si bien no se relacionó a dicha enfermedad, se recomendaba la ingesta de hígado, alimento rico en vitamina A.Hipócrates prescribía hígado untado en miel para los niños que en un estado de desnutrición padeciesen ceguera.

Entre las funciones de la vitamina A están la resistencia a las infecciones, la producción de anticuerpos, el crecimiento y desarrollo óseo y la fertilidad, pero la función principal es la que cumple en la retina, donde en los bastones se une a una proteína llamada opsina para formar el pigmento rodó pina que ayudan a detectar pequeñas cantidades de luz.

Colagenium

Colagenium portada

Composición: Colágeno hidrolizado 25 mg., Citrato de magnesio 290 mg., Sulfato de glucosamina 2000 mg., Sulfato de condroitina 2000 mg., Vitamina C 400 mg., Hialuronato sódico 2000 mg., Vitamina A 4000 mcg. Cantidades en 100 gramos.

Modo de empleo: Disolver un cazito de producto (20 g) en un vaso de agua (200 ml) preferentemente en ayunas. Tomar un cazito al día.

Presentación: Envase de 300 gramos.

Más información en: Just Podium